Los Increíbles 2 (Película)

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Miki hace 1 año.

  • Autor
    Publicaciones
  • #511

    Miki
    Jefe de claves

    los increíbles vuelven a la carga
    Título alternativo, la secuela innecesaria.

    Quiero (y voy a) hablar bien de la película y alabar sus hazañas. Pero no puedo hacerlo en buena consciencia sin remarcar lo decepcionante que es como obra aparte.
    Cumple con los requisitos básicos que cualquiera podría esperar después de ver la primera, pero falla en un punto crucial. La sensación de originalidad, una frescura de trama e ideas que la hacen única incluso en el excepcional elenco cinematográfico de Pixar.

    Con tiempo de reflexión (vi la película a principios de Agosto, pero no me gusta dar mi opinión demasiado cerca del visionado del film) veo que algunas de mis críticas eran infundadas. No es tan similar como me pareció en trama y estructura, e incluso me atrevería a decir que varios de los desarrollos del principio de la cinta pretenden crear en nosotros una sensación intencionada de repetición, para darnos unas expectativas respecto a la trama que luego intenta (y la palabra clave es “intenta”) girar contra nosotros.

    Elastigirl dirige la acción en la primera mitad de la película
    Como siempre, no quiero entrar en spoilers, pero queda bastante claro a mi parecer que pretendían desorientarnos con ciertos desarrollos del final de la trama.
    Uno de los mayores fuertes de Pixar es siempre saber dirigir sus películas tanto para adultos como para niños. Estudios menores (o la misma Pixar cuando no acierta) simplemente llevan eso a dirigir ciertos guiños al público adulto, pero el estudio que nos concierne ahora siempre ha sabido inculcar una profundidad temática y una solidez en los personajes que resuena con todos. No son sólo simples chistes de color los que hacen referencia al sector adulto de la audiencia, sino un verdadero fondo que resuena en todos.

    No son películas “para todos los públicos”, son “universales”.
    Aunque esta frase suene excesivamente hiperbólica (y sin duda lo es, hoy en día es mucho más fácil salir de la burbuja personal y reconocer la existencia de experiencias humanas ajenas a la propia, que rara vez pueden verse reconocidos en la “universalidad” que se promueve en este contexto) creo que es en ese espíritu donde se encuentra el secreto de la fuerza de Pixar, y es también en este campo donde caen por debajo de las expectativas. Si bien es cierto que hay más bajo la superficie, el film se queda corto al explorar con ninguna profundidad los temas que trae con su trasfondo, aunque sea de reojo.

    En especial destacar el papel de Vacío (Void) y los nuevos superhéroes, que han sido señalados por muchos como una tímida metáfora LGTB+ (al estilo X-Men, aunque recontextualizado por los detalles del universo de Los Increíbles. Su persecución es inherentemente legislativa, a diferencia de la opresión social y política que sufren los mutantes Marvel). Más allá de una presentación inicial con destellos de “algo más”, esa metáfora no es utilizada más allá en ningún momento y queda descartada inmediatamente.
    Pese a todo lo negativo previamente mencionado, la cinta es fantástica. Prima el espectáculo visual por encima de todo lo demás, destacando un uso original e imaginativo de los poderes de todo el elenco de súpers. Incluso el escenario y los personajes carentes de poderes son capaces de traer un amplio surtido de efectos visuales que dejan boquiabierto.

    Los recién llegados al mundo de los héroes
    Y si bien la trama es sencilla y predecible, los personajes siguen teniendo el mismo talento tirando de los hilos. Los diálogos en interacciones son fantásticos (Edna Moda. No diré más, tan sólo… Edna Moda) y en particular captó mi interés el desarrollo de Violeta, el cual me encantó… hasta su conclusión, que hace grandes esfuerzos por dejar todo exactamente como lo dejó.

    Lo peor que se puede decir de esta película es que parece hecha como un intermedio entre una tercera y primera parte. Mueve las fichas a través del tablero, pero se preocupa de dejar todo en su lugar sin causar casi ningún cambio. Me recuerda a los cómics de superhéroes cuando cambian de guionista. Cada vez que eso ocurre, hay siempre un esfuerzo por devolver al héroe a un estado tan similar al original como sea posible para dejar paso al próximo.

    En resumen, una delicia visual, un entretenimiento eficaz y toda la trama podría sustituirse por un letrero al inicio de la tercera parte que resumiese dos escenas del final de la película.
    Me quedo esperando la tercera parte

Debes estar registrado para responder a este debate.